Confirmaron las cuentas suizas de Lázaro Báez y apareció involucrado Diego Navarro

Confirmaron las cuentas suizas de Lázaro Báez y apareció involucrado Diego Navarro

Las causas alrededor del testaferro K Lázaro Báez (mal llamado por todos, por muchos años, “empresario”) sigue generando novedades de manera permanente que ha logrado achicar el límite de la sorpresa. Báez y sus hijos negaron una y otra vez ser titulares de cuentas en Suiza, a pesar de las contundentes pruebas que se demostraron judicialmente. Pero, como en tantos otros casos de la mega corrupción que asoló al país, que por el lugar menos pensado, aparecen los testimonios, los hechos, los documentos o como en este caso, la información aportada por alguien que, seguramente, ha quedado herido en toda esta operatoria de asalto a la caja del Estado nacional en la década pasada.

La noticia la ofreció en exclusiva anoche el programa “Animales Sueltos” de Alejandro Fantino y hoy la describe con mayor puntualidad y detalle el diario Clarín.

En resumen, un empleado de la empresa argentina Solvex, cuyas siglas son N.I.W, acudió con documentación ante el Fiscal Marijuan, donde contó que la empresa Epsur, en el año 2012 realizó una consulta on line a la empresa de EEUU Terra Energy que hace prospección satelital para la detección de gas y petróleo en el subsuelo, con el fin de establecer si en los 27.000 kms2 de tierra propiedad de las estancias de Lázaro Báez, había material explotable.

Cuando se avanza en el acuerdo, Lázaro y su hijo Martín mantuvieron dos reuniones con los técnicos que explicaron el procedimiento y decidió contratar el trabajo por un costo de 520.000 dólares. El problema es que Terra Energy tiene sus cuentas e Suiza, lugar donde debían depositarse los fondos.

En este punto Clarín resalta las palabras del denunciante ante el Fiscal quien señala “La empresa pone a la cabeza del pago al señor Diego Navarro”. Los dueños de Solvex que ofician de intermediarios en Argentina, le explican que el empresario K (Lázaro Báez) debe hacer una transferencia bancaria a Estados Unidos a la cuenta de Terra Energy en el Citybank de Nueva York.

Ante este requisito, Navarro envió un mail a los dueños de Solvex -que fue adjuntado a la declaración testimonial-, “nos comunica que era imposible para ellos hacer una transferencia a los Estados Unidos sin brindar ninguna explicación”, dice textualmente Clarín, reproduciendo los dichos del denunciante.

Epsur SA – indica Clarín – propuso entonces depositar en Suiza, a una cuenta que Solvex tenía en el Banco PKB de la ciudad de Lugano, y que esta sociedad transfiera los fondos a la cuenta en Estados Unidos.

Allí, Navarro envió otro correo electrónico con otras precisiones: iban a transferir a la cuenta en Suiza sin especificar desde qué cuenta lo harían y los servicios debían facturarse a nombre de la empresa Panameña Marketing And Logistic Managment SA. La factura -adjuntada a la testimonial-, se emitió el 12 de marzo de 2013 y un mes después se entregó el trabajo de imágenes satelitales a la petrolera de Báez.

Este movimiento bancario fue investigado por el Ministerio Público de Suiza y el año pasado se reiteró un pedido de información al banco de Lugano tras un exhorto enviado por Casanello. En el banco PKB en mayo de 2012, SGI abrió una cuenta “para manejar de manera “off shore” operaciones del Grupo SGI con sede en Argentina, cuya dirección registrada se encuentra en el edificio Madero Center”, señala la información enviada al juzgado desde Suiza.

Esta cuenta, registró 37 créditos por una suma de 3.004.979 dólares, entre mayo de 2012 y marzo de 2013. En ese momento la cuenta corriente fue cerrada sin registrar ningún saldo, remarca Clarín.

Es importante destacar que la aparición de este empleado de Lázaro, Diego Navarro, conocido en la ciudad capital por gerenciar los medios de comunicación de Báez que se fundieron cuando comenzaron a retirarle la pauta y cayó la obra pública que era el aparato de corrupción que los mantenía activos, es alguien que hasta la fecha permanecía de alguna manera al margen de estas operatorias, sin embargo, ahora comienza a ser parte de un juego judicial que lo pone bajo sospechas de haber manejado información y dinero del lavado, que seguramente tanto el Fiscal Marijuan como el juez deberán corroborar.

Para contextualizar la enorme complicidad y mentira de Báez y las empresas off shore que usaba para el movimiento de fondos, Clarín señala que la empresa a la que pidió facturar Báez, Marketing And Logistic Managment SA, es la sociedad que figura en la documentación que recibió el juez Sebastián Casanello desde Suiza y que registró movimientos por más de 12 millones dólares.

Marketing And Logistic Managment SA es una empresa de origen panameño, creada en septiembre de 2011 con un poder de administración, otorgado el mismo día de su constitución, a favor de Eduardo Castro, Gustavo Fernández (ambos directivos de la financiera SGI) y Fabián Rossi -con firma autorizante-. La información proveniente de Suiza vincula dicha firma con SGI Argentina resaltando la relación comercial con Báez y su contador Daniel Pérez Gadín, ambos presos desde el 5 de abril de 2016.

Esta empresa con cuenta en el banco suizo J. Safra Bank, registró 69 operaciones por 12.002.541 dólares, entre agosto de 2012 hasta mayo de 2013. La cuenta se cerró la cuenta el 27 de mayo de ese año sin registrar saldo. Todo esto fue negado por Lázaro Báez. Su argumento vuelve a levantar sospechas.

Ante el fiscal Guillermo Marijuan (en el marco de la Ruta del dinero K), el testigo y uno de los propietarios de la sociedad Solvex SA reveló que el empresario K movió dinero en Suiza y que operaba a través de esta firma de origen panameño. “Esto comprueba que tenían fondos en Suiza y que sí utilizaban las empresas que se informó”, señalaron fuentes judiciales a Clarín.

Fuente: opi

Compartir en Whatsapp