El Ford Ka sube de categoría – $246.600.-

Ford Ka Kinetic DesignEl modelo más chico de la marca del óvalo ya no es aquel mini auto “redondito” que llegó a fines de los 90. Montado sobre la plataforma del Fiesta, ahora compite en el segmento B, con clásicos como el VW Gol o el FIat Palio.

En 1996 Ford lanzaba en la Argentina un modelo que llamaría la atención de todos, inclusive de aquellos a los que los autos les interesaba poco y nada. Es que el Ka irrumpió con un estilo desenfadado que generaba amores y odios, pero que no pasaba desapercibido para nadie. Dos décadas después, este vehículo popular regresa al país con un concepto completamente distinto al original pero que se adapta mejor a los gustos y preferencias de nuestro mercado.

Ford Ka Kinetic Design

La versióin SEL (full) es la única que tiene llantas de 15″. Las otras dos variantes llevan de 14″. 

El Ka original fue pensado y desarrollado para Europa, en donde realmente se valoran las dimensiones reducidas a la hora de transitar por circuitos urbanos. Es por eso que los 3,6 metros de largo eran muy bien recibidos. Incluso allá se sigue vendiendo un Ka que es la evolución de ese modelo.  Pero justamente esas medidas y sus formas inéditas generaban un conflicto en los usuarios locales, que estaban más acostumbrados a comprar “por metro” que por practicidad. Luego llegó el Ka que se desarrolló exclusivamente para el Mercosur, fabricado en Brasil, y que contempló esas necesidades de tamaño exigidas por acá pero que sepultó definitivamente las formas vanguardistas del modelo que sorprendió en la década del 90.

De las dos generaciones anteriores el nuevo Ka solo conserva el nombre. Hasta el concepto ha cambiado. De hecho, llega con carrocería de cinco puertas y no de tres. Es más, en Brasil también se comercializa una variante sedán. El diseño actual se encuadra dentro del lenguaje de estilo que Ford denomina Kinetic Design, aunque con un resultado más conservador que en un Fiesta, por ejemplo. No llama la atención. La carrocería exhibe una figura sobria, para nada llamativa, y con proporciones bien logradas.

Ford Ka Kinetic Design

Aunque también hay una versión sedán, a nuestro mercado llega sólo con carrocería 5 puertas.

Comparado con la primera generación, el nuevo Ka crece más de 200 milímetros a lo largo. Y eso se ve reflejado tanto en el exterior (tiene dos puertas traseras) como en el interior. Para graficarlo mejor: si una persona de 1,85 metro de altura se acomoda al volante con una postura correcta de manejo, también tendrá buen espacio para las piernas y la cabeza si decide ir como pasajero en una de las plazas traseras. Ahora bien, ese lugar es aconsejable para dos adultos en el sector posterior, ya que no es tan ancho como para que tres mayores se acomoden en forma confortable.

Ford Ka Kinetic Design

El Ka es el modelo más barato del mercado en contar con control de estabilidad (disponible sólo en la versión full).

Por otro lado, la capacidad del baúl es de 257 decímetros cúbicos o litros. Si bien no es muy amplio, es más grande que el del Ka “estilo europeo”, que es de 224 dm3.

El diseño de la plancha de a bordo recuerda mucho a la del Fiesta o la del EcoSport. Es más, hay muchas piezas comunes, como ciertos elementos de la consola central y el display (monocromático) que forma parte del sistema SYNC, que centraliza el manejo de distintas funciones de audio (tiene conexión AUX, USB y bluetooth) y que puede controlarse por voz. La calidad de terminación y de materiales es en general muy buena, a pesar de que todos los plásticos y revestimientos son rígidos.

Ford Ka Kinetic Design   Ford Ka Kinetic Design suplemento autos

Interior amplio. La consola lleva un display monocromático de 3,5″, similar al que lleva la EcoSport o el Fiesta KD anterior.

La versión que manejó Clarín fue la tope de gama (SEL), en la que se destaca la incorporación de control de estabilidad (ESP) como equipamiento de seguridad. Hay que resaltar que es el auto más barato del mercado que cuenta con este dispositivo. También cuenta con anclajes isofix para sistemas de retención infantil, ayuda al arranque en pendiente y los obligatorios frenos ABS y doble airaba frontal.

Toda la gama (compuesta por tres versiones) lleva un motor 1.5 litro y 105 caballos de fuerza y una caja de cambios es manual de cinco marchas. Su funcionamiento es más que satisfactorio en circuitos urbanos. El propulsor responde de inmediato y con energía. Un correcto escalonamiento de marchas junto a una selectora de recorridos cortos y precisos le dan mucha agilidad para moverse por la ciudad. Y con esa potencia, en ruta tampoco desentona, aunque se pueda suponer que el motor va algo exigido (a 100 km/h el propulsor roza las 2.500 rpm).

Ford Ka Kinetic Design

La gama está equipada con una motorización naftera 1.5 litros de 105 caballos. 

La suspensión es firme. No llega a ser del todo incómoda pero en calles empedradas o superficies desparejas, copia bastante el terreno. Eso en ruta se agradece, ya que muestra buena estabilidad a pesar de su tamaño, reducidos balanceos de carrocería y con poca tendencia al subviraje (“ir de trompa” al doblar).

El nuevo Ka llega así con otro concepto, con otra idea y con otras prestaciones respecto de sus antecesores. Y con una propuesta de equipamiento de seguridad, al menos en su versión full, que establece un nuevo estándar en el segmento.

Compartir en Whatsapp



También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*