Isolux despide a la cúpula Argentina al detectar apropiación de fondos – Río Turbio

Juan Carlos de Goycoechea, ex CEO de Isolux en Argentina

La empresa Isolux Corsán, que construye la usina en Río Turbio, hoy en manos de un holding de bancos en europa, despidió a toda su cúpula en Argentina por acciones internas disciplinarias y en colaboración con la justicia española por causas de defraudación que se investigan.

Isolux, que colabora con la justicia en distintas investigaciones, aplica su régimen disciplinario a los directivos argentinos contra los que ha presentado una querella, según adelantó esta mañana el diario español EXPANSIÓN especializado en economía. La noticia no demoró en transitar las redacciones de medios como El Mundo de España, y los medios nacionales en Argentina.

Isolux ha tomado una decisión contundente contra la estructura directiva de Argentina, el principal mercado de la empresa española por cifra de negocio y cartera. Isolux ha comunicado el despido disciplinario del hasta ahora presidente de la empresa en Argentina, Juan Carlos de Goycoechea, y de los directores Financieros, de Recursos Humanos y Desarrollo de Negocio en ese país.

Los despidos se producen tras una exhaustiva investigación interna que se ha traducido en una denuncia en los tribunales por malversación de fondos privados hace dos semanas. La detección de irregularidades es fruto de la investigación interna que la nueva dirección de Isolux, con Nemesio Fernández-Cuesta al frente, abrió al poco de tomar las riendas del grupo, a mediados del año pasado. En ese momento, los bancos acreedores tomaron el timón de la compañía y decidieron hacer borrón y cuenta nueva respecto a la anterior administración presidida por Luis Delso, fuera de la compañía desde 2016.

P010Isolux fichó a Natalia Butragueño, procedente de Santander, para hacerse cargo de la dirección de Auditoría y Cumplimiento que, en los últimos meses, con la colaboración de Deloitte, PwC y KPMG, se ha dedicado a examinar en profundidad todos los contratos de intermediación y pagos considerados sospechosos. Detrás de esta investigación masiva están las causas abiertas en las que la empresa está implicada por los supuestos pagos irregulares a funcionarios de Adif en España y la investigación del supuesto patrimonio oculto de la familia Pujol.

Fuentes próximas al grupo de infraestructuras español confirman los despidos disciplinarios llevados a cabo hace dos semanas en Argentina. La compañía ha encargado una auditoría forensic (análisis especial) a la firma EY para investigar el alcance de los posibles delitos cometidos. El asunto está en manos de los abogados de Isolux, que aún no disponen de resultados totalmente concluyentes.

Fuentes implicadas en la investigación señalan que los directivos despedidos han podido malversar varios millones de euros en beneficio propio a través de distintas practicas como, por ejemplo, la entrega de cheques postdatados (pago diferido). Isolux ha puesto en conocimiento de las autoridades argentinas todos estos acontecimientos con el objetivo de proteger su imagen en el país, donde figura como uno de los mayores contratistas en el área de infraestructuras y de energía.

Según los datos disponibles, Argentina representaba el 35% de la cifra de negocio en 2015, con un cartera de trabajo de cerca de 1.000 millones de euros. El siguiente mercado, a mucha distancia, es España, que representa algo más del 10%. Entre los contratos más valiosos en el país destaca la central térmica de Rio Turbio, un proyecto de 1.260 millones de euros, o la construcción de dos ciclos simples de más de 800 MW por otros 1.000 millones de euros.

Entre las medidas impuestas en la nueva hoja de ruta de Isolux destaca el establecimiento de sistemas de control de riesgos. En concreto, la compañía ha puesto en revisión todos los contratos con agentes intermediarios (comisionistas). La empresa ha paralizado los pagos asociados a estos trabajos hasta que se justifique su veracidad. Este trabajo de análisis discurre en paralelo a la revisión de todos aquellos proyectos donde la compañía ha incurrido en pérdidas por sobrecostes y mala planificación de obras.

Isolux está llevando este trabajo de manera ordenada, con acuerdos con clientes, como, por ejemplo, en Rumanía u Omán, o con la apertura de arbitrajes. En Estados Unidos, por ejemplo, se encuentra en trámite de resolver la paralización de su mayor obra en el país, la autopista I-69, donde trabaja como contratista de Roadis.

Las provisiones por proyectos fallidos podrían elevarse a más de 400 millones de euros en 2016.

Fuente: delacuenca

Compartir en Whatsapp



También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*