Las estadísticas privadas le dan al Gobierno mejor que las propias

Las estadísticas privadas le dan al gobierno mejor que las propias

Guillermo Moreno resopla de envidia. Cuando era secretario de Comercio y virtual interventor de las estadísticas en el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, tenía que perseguir a las consultoras privadas para que no desnudaran los dibujos que mandaba a hacer en los índices y ahora resulta que, en la era macrista, el seguimiento que hace FIEL del paso a paso de la actividad industrial (o sea comparar mes o período contra el inmediato anterior) es mucho más benigno que el de la casa, que está a cargo de Jorge Todesca. Paradójicamente el último reporte dio 7 meses de signo positivo, cuando el del INdEC arroja 15 meses negativos, pero porque toma la ponderación interanual. El ente oficial de las estadísticas desmintió un día al ministro Nicolás Dujovne sobre la evaluación de la pobreza en Córdoba y en la jornada siguiente dejó “pagando” al jefe de Gabinete, Marcos Peña, cuando aseguraba ante el Congreso que el indicador de producción viene dando para arriba desde 2016.

La difusión del indicador de actividad industrial del INdEC correspondiente a abril y al 1er. cuatrimestre del año mostró la cara negativa de las propias estadísticas oficiales para con el gobierno, ya que parecía desmentir en tiempo y forma las explicaciones que dio el miércoles 31/05 el jefe de Gabinete, Marcos Peña, en el Congreso sobre el fin de la recesión.

Medida por el EMI, la producción fabril del cuarto mes del año dio una baja del 2,3% que suma 15 meses consecutivos de signo negativo en el cotejo interanual, y acumula una merma de 2,4% en el cuatrimestre, lo que sería como “comparar Guatemala contra Guatepeor”.

El director de El Cronista Comercial, Hernán de Goñi, llamó la atención sobre que también FIEL dio a conocer su procesamiento de los datos de la economía real, que a diferencia del INdEC compara el resultado contra el mes previo y sin tomar en cuenta los factores estacionales, lo cual arroja en abril una mejora de 1,3%, que coloca al indicador 3,6% arriba del logrado en septiembre, “período en el que cambió la tendencia y comenzó una lenta recuperación que ya lleva 7 meses. Si se proyecta ese ritmo, la industria avanza a una velocidad de crecimiento anual de 6,7%”, advierte De Goñi en su comentario editorial.

Para no inspirar euforias, el “paso a paso” que sigue FIEL por ahora resulta inferior al 10,7% promedio de las 9 fases expansivas previas desde 1980 a la fecha.

De uno y otro modo, el 1er cuatrimestre de 2017 fue para atrás: 2,1% en el de FIEL al comparar con el precedente setiembre-diciembre de 2016 y 2,4% en el del ente oficial, que toma como referencia el mismo período del año pasado, o sea, los 1ros cuatro meses de gestión del gobierno de Mauricio Macri.

Si bien en casi 8 de cada 10 compañías no se registraron progresos, los resultados fueron más positivos que los de igual período de 2016.

Si bien en casi 8 de cada 10 compañías no se registraron progresos, los resultados fueron más positivos que los de igual período de 2016.

Tomando en cuenta la clasificación de la actividad industrial por el tipo de bienes, la producción de bienes de capital continúa liderando la mejora de la actividad. En el 1er cuatrimestre del año y en la comparación interanual, bienes de capital avanzó 5,1%.

Los bienes de consumo continúan registrando el mayor retroceso; los durables caen 8,4% y los no durables lo hacen 3,2%.

Finalmente, los de uso intermedio registran en el periodo una ligera retracción del 0,3% en el 1er cuatrimestre y en la comparación interanual.

En el desagregado de los datos que brinda el INdEC, el sector automotor, influido por el estancamiento que presenta la economía brasileña, su principal destino de exportación, retrocedió 7,5% interanual, para cerrar el 1er cuatrimestre con una suba de apenas el 0,2%.

El rubro metalmecánico aumentó en abril la producción 8,3% y el 1er cuatrimestre acumuló una mejora de 0,8%, impulsado por la producción de acero crudo (15,1%), por la demanda de la construcción y el sector agropecuario.

En abril, la producción de petróleo subió 0,5% interanual y recortó el resultado negativo del 1er cuatrimestre al 3,2%.

A nivel de ramas de actividad, en el acumulado para el periodo enero-abril, y en la comparación interanual, la producción de minerales no metálicos (4,8%) vuelve a liderar el ranking de crecimiento a partir del avance de los despachos de cemento.

La producción siderúrgica registra en el cuatrimestre un avance de 1,2% respecto a igual periodo del año anterior por el comportamiento de la producción primaria y los productos laminados terminados en caliente.

Otros dos sectores registraron una caída interanual de la producción inferior al promedio de la industria, papel y celulosa (-1,2%) y metalmecánica (-1,3%).

Los restantes sectores industriales retrocedieron en el cuatrimestre por encima del promedio, incluyendo la producción de alimentos y bebidas (-2,2%) y siguiendo con los Insumos quimicos y plasticos (-2,6%), insumos textiles (-3%), petróleo procesado (-3,4%) y cigarrillos (-8,8%). La producción automotriz (-10,6%) cierra la nómina de sectores con retroceso de la actividad.

Si se enfoca la medición por el lado de las empresas privadas, un relevamiento sobre los enero-mayo de este año que realizó la consultora Hidalgo & Asociados entre más de 130 firmas locales, de distintos tamaños y sectores, parece dar más la razón al seguimiento mes a mes de FIEL que al interanual del INdEC, ya que 63% declaró mantener su negocio en los mismos niveles que traía, el 21% afirmó haber crecido y 16% adujo haber sufrido una merma.

Si bien en casi 8 de cada 10 compañías no se registraron progresos, los resultados fueron más positivos que los de igual período del año pasado, cuando el mismo estudio detectó crecimiento en sólo el 9% de los casos y una disminución en el 42%.

“31% de las compañías aumentó su número de personal contra el 10% que realizó recortes, mientras que el 59% logró mantener su plantilla”.

“31% de las compañías aumentó su número de personal contra el 10% que realizó recortes, mientras que el 59% logró mantener su plantilla”.

Efectos sobre el empleo

Otra señal de la encuesta de la consultora Hidalgo & Asociados que podría contabilizar el gobierno a favor de su gestión sería que “31% de las compañías aumentó su número de personal contra el 10% que realizó recortes, mientras que el 59% logró mantener su plantilla”.

El informe precisa que “la reducción de personal afectó principalmente a los sectores de producción y administración y finanzas. En todos los casos, no proyectan continuar con desvinculaciones para los próximos meses del año”.

La gran disparidad es otra de las características. De Goñi separa la paja del trigo: “El campo y la agroindustria lideran la recuperación, el consumo y los servicios empatan o pierden levemente, y la industria sigue entrampada por factores internos y la crisis que afecta a Brasil, su principal mercado”.

Va más a fondo: “El INdEC, por caso, registra caídas en el sector alimentos pero con alzas en carnes y yerba mate, y bajas en lácteos y bebidas. Retroceden fuerte los textiles, pero suben los agroquímicos, el cemento y el acero crudo. Metalmecánica, curiosamente, crece si se excluyen las industrias que proveen al sector automotor”.

Frente a este panorama tan disímil, las empresas consultadas por Hidalgo & Asociados atribuyen especialmente a la mayor o menor demanda y a las políticas del Gobierno hacia su sector lo bien o mal que les haya ido en estos meses. Aunque invocaron la competencia de productos o servicios importados y el recorte de líneas de productos o servicios.

También el optimismo o pesimismo hacia adelante está vinculado a la situación presente: el 66% de los que declararon una reducción de su negocios estimaron que así seguirá para lo que queda del año.

El humor es español pero podría ser argentino:

El humor es español pero podría ser argentino: “La reducción de personal afectó principalmente a los sectores de producción y administración y finanzas. Pero no proyectan continuar con desvinculaciones para los próximos meses del año”.

En un artículo publicado en BAE Negocios a propósito de la difusión de la estadística sobre actividad industrial se pone de relieve que los fabricantes de manufacturas admitieron que 2017 será “un año perdido” para la industria y que, el mejor de los escenarios, será “dejar la recesión”, pero con una comparación interanual de “depresión” en el sector.

Los números del Estimados Mensual Industrial confirmaron que los brotes verdes son “amarretes”, como los definió el flamante presidente de la UIA, Miguel Acevedo, que hizo equilibrio entre los críticos y los optimistas que conviven en la central fabril.

La comparación interanual de la actividad fabril en febrero y marzo le daba un poco de oxígeno a la dialéctica oficial, pero en un contexto crisis en el consumo, caída de la competitividad, fuerte presión impositiva, lluvia de importaciones en algunos sectores sensibles y atraso cambiario.

En términos estadísticos, en 2015 la industria no crecía ni generaba empleo pero tampoco era recesiva y el aturdimiento en la política de ingresos con las elecciones presidenciales a la vista distorsionaban las sensaciones de la población sobre el bienestar.

“En el Estado existe un gasto a cuenta de futuras inversiones. Pero sin un plan serio, que esté a mano de todos los industriales, nadie va a poner plata para perderla”, reproduce BAE Negocios el comentario de “una fuente de la mesa chica de la UIA”.

Subraya la existencia de un fuerte malestar por las políticas oficiales de beneficio al campo, a las finanzas e incluso a la construcción, que empezó a ver los resultados de la obra pública.

Los indicadores, según desde dónde se los mire, no parecen incidir por ahora en el ánimo del electorado, de acuerdo la reflexión hecha por el director de la consultora Poliarquía, Alejandro Catterberg, en La Nación.

“Hay dos pilares que sostienen al Gobierno [de Mauricio Macri ]: el 1ro, la expectativa de que se va a mejorar, aunque sea doloroso y tome tiempo, ‘estamos haciendo lo que hay que hacer’ (lema del oficialismo); el 2do es el rechazo a la figura de Cristina Kirchner que tienen enormes sectores de la sociedad… ese miedo a que ese populismo vuelva. (.) Eso le da un combo al gobierno, un piso significativo de apoyo”, sostuvo.

Compartir en Whatsapp