MEMORIA DEL PUEBLO….!!! Por Moises.

Resultado de imagen para memoria
El primer antecedente a la privatización de la empresa lo podemos encontrar en el año 1987. Dicho antecedente es el mismo que tuvieron todas las empresas privatizadas, es decir el intento privatistas impulsado por un sector de la UCR, liderado por Terragno, que estaba al frente del Ministerio de Obras y Servicios Públicos, durante en una etapa del gobierno de Raúl Alfonsín.
“El primer antecedente de privatización nace apenas asume Rodolfo Terragno como ministro, que trajo un equipo para ir preparando al Estado para privatizar en general sus empresas. En el caso de Yacimientos se quiso reestructurar, inclusive hubo un intento de reducción de la sede de Buenos Aires, porque privatizar Yacimientos era más fácil si Buenos Aires quedaba reducido a la mínima expresión.”
Recordemos que esta es la primera vez que se instala la cuestión de las privatizaciones dentro de la agenda pública. Si bien fue solo un intento, la privatización de las empresas del Estado se vio enérgicamente instalada en el debate de la sociedad argentina.
El 12 de junio de 1989, el decreto Nº 195/89 ordena que la empresa sea intervenida por el plazo de 180 días, designando como interventor al Sr. Edgardo Pablo Virgilio Murguía y como subinterventor al Sr. Héctor Francisco Bueno.
El 8 de julio de 1989, Carlos Menem asume la presidencia de la Nación. Una de las primeras medidas del gobierno fue la sanción, el día 17 de agosto de 1989,  de la ley 23.696, conocida como Ley de Reforma del Estado.
La Ley de Reforma del Estado tenía como objetivo principal revertir el déficit fiscal a través de la privatización de varias empresas del Estado, entre ellas se disponía la privatización de la explotación del complejo carbonífero, ferroviario y portuario, propiedad de la empresa Yacimientos Carboníferos Fiscales Empresa del Estado, mediante una concesión integral. A su vez, le concede al interventor la función de la reorganización provisional de la empresa intervenida y lo faculta para delegar funciones en el subinterventor.
Un mes después, el 15 de septiembre de 1989, se promulga la Ley de Emergencia Económica, que suspende los beneficios de subsidios y subvenciones a las empresas del Estado por 180 días, a raíz de la grave situación económica en la que se encontraba el país.
Otro antecedente importante fue sentado en el decreto 2074, dictado el 3 de octubre de 1990, donde se disponía en el artículo 7º, la privatización parcial con participación privada mayoritaria de la empresa Y.C.F y daba un plazo de 180 días para la confección de pliegos y llamado a licitación. Pero recién se llevaría acabo 3 años mas tarde. Primero se ejecutaron reformas estructurales en YCF.
El proceso de  preparación para la privatización de YCF comienza con la llegada de Walter Defortuna. El 12 de julio de 1991 con la renuncia del interventor Murguía, Asume en su lugar Defortuna. Él va a durar 2 años en su cargo, hasta enero de 1993, fecha en la que renuncia y se designa a Luis Santos Casales como interventor.
¿Por qué hemos seleccionado esta fecha como el comienzo de la preparación para la privatización de YCF? Por que durante la gestión “Defortuna” se desarrollaron reformas estructurales en YCF, que tuvieron un gran impacto en el proceso de producción y que fueron altamente propicias para la inminente privatización.
Con apenas dos meses como interventor de YCF, Defortuna implementa la primer gran medida, y probablemente la mas drástica, para preparar la estructura de YCF. El 14 de febrero del ’92, se genera el retiro voluntario más grande que tuvo YCF. De 3000 trabajadores, solo quedaron 1500.  Este fue el primer gran golpe sufrido por la empresa YCF.  Fue impresionante el efecto causado por el retiro, en el ámbito  social. Personas que habían trabajado toda su vida en YCF, se encontraban ahora sin saber que hacer.
Antes de terminar el año ´92, se tomó otra medida central en este proceso de reducción de los costos operativos de YCF. El objetivo de extirpar a la empresa de la orbita del Estado era manifiesto.  En palabras de Jorge Gómez: “Evidentemente a partir de 1992 se privatizaba al otro día. Empieza el desguace de la empresa para privatizarla. La empresa prestaba todos los servicios públicos al pueblo. Todo lo que era costos, se elimino”. El 29 de diciembre de 1992, mediante el decreto 2668/92, se transfieren los servicios de distribución de energía eléctrica, suministro de agua potable y cloacas de Y.C.F a la Provincia de Santa Cruz.
Además de las ya mencionadas acciones, hallamos otra central para el proceso: la preparación de la Mina. Esta preparación, es central en la extracción del carbón. A la hora de la extracción, el trabajo más costoso y que más tiempo demanda es la preparación de la mina. Porque una vez efectuada la preparación, la extracción en sí, es muy sencilla. Preparar la mina lleva 3 años, como mínimo. Este fue un trabajo que se llevo a cabo del año ’90 al ’93. El mismo fue para fomentar la privatización, dejando la mina lista para la explotación. No es casual que en el año 1995 se logre una extracción record cercana al 1.000.000 de TN carbón. Durante el periodo de la privatización no se realizó este trabajo de preparación, simplemente se procedió a la extracción, gracias a los trabajos de preparación efectuados entre el 90 y el 93.
Otro dato importante para entender el proceso global, es la participación del gobierno provincial. En Santa Cruz no veían la situación con buenos ojos. Esto es evidente al considerar que la manutención de la empresa y la contención social que producía la misma eran costeados por el Estado Nacional. Al contraerse la órbita de injerencia de YCF dentro de la comunidad de la Cuenca, se crearon espacios que debían ser llenados por la Provincia. YCF no fue la única empresa pública que tenía sedes en Santa Cruz,  y que fue privatizada. Muchas otras lo fueron, causando también importante costos económicos y sociales para la provincia. Debido a las características de YCF, no era una opción que la provincia se hiciera cargo de ella. Por lo tanto, conforme la decisión generalizada del destino de las empresas públicas, la provincia de Santa Cruz debió acompañar el proceso.
En mayo de 1993, comenzó el proceso licitatorio. Se dispone la privatización de la explotación del complejo carbonífero, ferroviario y portuario, propiedad de Y.C.F, mediante su concesión por 20 años, a través de decreto Nº 988/93, en el cual también se dispone se llame a licitación pública nacional e internacional.. Los dos grupos que se presentaron fueron: el grupo de Sergio Tasselli, y el grupo llamado “Juan Domingo Perón”.  El proceso fracasa y la licitación queda desierta.
Moises…
Compartir en Whatsapp



También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

PUBLICIDAD AL

2268-515344