¡No tengas miedo!

Que Cristo se meta en tu respirar y en toda tu vida; entonces sabrás lo que es el fruto del verdadero descanso.
¡No tengas miedo!

Compartir en Whatsapp



También te podría gustar...