TARIFAS ELÉCTRICAS – Edenor y Edesur transformaron a la audiencia pública en una paritaria ad hoc con los clientes

Edenor y Edesur transformaron a la audiencia pública en una paritaria ad hoc con los clientes

No se lo nota al gobierno nacional demasiado preocupado en el desarrollo de la audiencia pública por la tarifa de la electricidad convocada prevista para esta semana. Le dejó al típico tándem Clarín y La Nación instalar en la agenda mediática esta batalla de tirios y troyanos en la que la Casa Rosada prefirió no aparecer como intermediario. Las distribuidoras minoristas urbanas, Edenor y Edesur, llevarán una propuesta de aumento general del 30%, que puede convertirse en 73,9% para el consumo residencial promedio. Sin embargo, no es neutral para la Administración de turno el impacto en la opinión pública consumidora. O es negativa o es positiva, inexorablemente.

Los 2 grandes diarios coincidieron en un sorpresivo lunes 24/10, inicio de la última semana hábil de octubre, en instalar una delicada temática que le interesa a toda su clientela: tanto a la que compra la edición impresa en el quiosco como a la que cobra el cheque de la pauta publicitaria oficial: se viene el tarifazo que faltaba, el de la luz, que celebrará su audiencia pública, como fue la del gas en agosto.

Ambos salen con el pedido de las distribuidoras eléctricas del área metropolitana, Edenor y Edesur, de alrededor de 30%, que en realidad para el usuario residencial promedio sería del 73,9%. A diferencia del gas, el incremento reclamado sería el segundo del año, ya que hubo un ajuste en febrero, a excepción de La Matanza y Pilar.

En letra chica aparece una promesa de inversiones en las redes de distribución, cuyo resultado, en caso de ser concretadas, recién se vería en no menos de 5 años. La realidad del consumidor medio es que a fin de año le tocará una factura de $500 para arriba e igual no se salvará de los cortes.

Los accionistas de cabecera de Edenor y Edesur, son “dos amigos de la Casa”, la Rosada, los empresarios Marcelo Mindlin y ‘Nicky’ Caputo, lo cual oficiaría de supuesto espaldarazo de confianza de que los compromisos de inversión asumidos serán cumplidos en tiempo y forma.

Está claro que la alianza oficialista de la gran prensa concentrada decidió insertar cronológicamente la definición del nuevo aumento de la luz en la agenda mediática saliendo mutis por el foro con el tarifazo al que aspiran las empresas distribuidoras y que rechazan los usuarios. Es al revés de la milanesa del gas, ya que el interés del gobierno, expresado por el ministro de Energía Juan José Aranguren, estaba enfocado en que las petroleras lleven sus máquinas a las bocas de pozo de Vaca Muerta, y no tanto en los valores que se volcarían a las facturas, que terminaron en un mixed entre la tarifa al consumidor y el subsidio que da la Tesorería, que como todos saben es Fuenteovejuna, ya que somos todos y no es ninguna.

Los servicios públicos aportarán en la última parte del año su grano de arena a la inflación, cuando se la estaba dando insistentemente como en descenso.

Los diarios reflejan a un gobierno que aparece esta semana más firmemente abocado a la negociación parlamentaria: por el paquete de leyes económicas, en especial el Presupuesto de 2017, y a las reformas judiciales que tienen por objeto cambiar las reglas de designación y vigencia de los fiscales, pero con la remoción de la procuradora Alejandra Gils Carbó como Norte (¿se habrá roto la brújula?).

Ambos caminos convergen en la meta de garantía de paz social establecida como prioridad para cerrar el año y en crear las condiciones para encarar la decisiva agenda electoral del venidero, mientras la chequera de Carolina Standley se abrió más a los planes sociales para cubrir al tercio de la población que está fuera del sistema y suele ser arengada los fines de año para resarcir las postergaciones del calendario completo.

El que no termina de hacer pie es el bono resarcitorio de la inflación que desactualizaron los acuerdos paritarios: ya no entusiasma a las CGT´s ni a los empresarios que tendrían que pagarlo y que no ven que les vuelva como reactivador del consumo privado, que viene con un viento en contra que acumula 10 puntos. Cronista Comercial lo resalta en la portada, en tanto Ámbito da por debajo perdido que el gobierno intenta meter a los bancos en esa bolsa y que subsidien la tasa para los que necesiten tomar prestado.

Se nota que en el gabinete el único que entiende algo integralmente de la economía real es Rogelio Frigerio (n), pero se lo ve más activo en auténticas partidas de póker con las provincias que en las otras cuestiones inherentes al conjunto de la política económica. Prat Gay definitivamente tiene un perfil muy inclinado hacia lo financiero que lo pone de punta con el titular del BCRA, Federico Sturzenegger y su política monetaria. Los dos se pisan los callos en una suerte de paritaria propia, en la que el ex Morgan logró hacerle bajar la tasa de los créditos al 17% , según el título secundario de Cronista Comercial.

Cada diario con su tema

El avance del blanqueo con la apertura de 50 mil cuentas es la apelación de portada de Ámbito, lo que también apunta a ponerle punto al deficitario balance de la economía de 2016.

Mauricio Macri, como hacía Néstor Kirchner, organizó el gobierno nacional a su alrededor. Se nota la ausencia de un ministro de Economía y de uno político como instancias debajo suyo para que no necesite más que tener la última palabra.

La gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, se disfrazó de operadora política y le puso al jefe de Estado el contrato a la firma para renovar la alianza con Sergio Massa, mientras el ecuatoriano Durán Barba sueña con la arquitectura de dividir para reinar que ejecuta fielmente su discípulo del máster sobre la nueva política, Marcos Peña. No busquen nada de esto en la prensa independiente porque no está.

Sí, la inseguridad y la violencia se siguen abriendo cancha en las tapas de Clarín y La Nación, lo cual esta vez se refleja en la cobertura del brutal femicidio mendocino.

La semana pasada había sido #NiUnaMenos, con la marcha multitudinaria que, por lo que parece, no fue tomada demasiado en cuenta por los que transitan las cornisas del bien y del mal.

Como la impunidad es la línea divisoria, la puerta giratoria se convirtió en una trampa dialéctica para desviar el foco de atención: para que los jueces y los policías las hayan instalado en sus reductos y las mantengan como si nada, tienen que contar con protección suprema, mucho más arriba que Gils Carbó, quien a esta altura se asemeja más a una línea de corte que a la punta de un iceberg.

La Justicia gira en torno de disputas de poder intermedias entre macrismo y kirchnerismo, ante cuya magnitud escénica los temas realmente importantes de la gente, los que tienen que ver con su seguridad y con un decidido enfrentamiento al narcotráfico para el que le dio mandato a Cambiemos en la última elección, quedan desvirtuados.

La cabeza de Gils Carbó es un objetivo más vinculado a los expedientes por corrupción del anterior gobierno y a la cinchada sobre si conviene o no que Cristina vaya presa, que sobre la sensación de que el país se convirtió en un gran zona liberada para la delincuencia, las patotas, los barrabravas, los femicidas, los traficantes de drogas y su cada vez mayor penetración en la inmensa capa que quedó debajo de la línea de pobreza y, del otro lado de la pirámide social, en los vacíos de contenido de aquellas clases por encima de la media a la que el materialismo exacerbado hizo perder de vista los valores humanos.

En las ingestas de crack y la cocaína que circularon como agua en las trágicas fiestas de Costa Salguero y Moreno, recientemente, no participaban, precisamente, los chicos del paco.

Compartir en Whatsapp



También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*