Un corazón que agradece, jamás envejece

Santo Evangelio según San Lucas 10, 21-24. Martes I de Adviento.
Un corazón que agradece, jamás envejece

Compartir en Whatsapp



También te podría gustar...