UNA PREGUNTA – por Lic. Franca Battain

Franca BattainLic. Franca Battain

Sólo se trata del intento de aportar una pregunta, si una pregunta, porque  dar respuestas, sería tener todo el camino hecho y no me animo a escribir, sobre algo que no sé cuando empieza y cuando termina.

Tenemos fecha de nacimiento y de defunción, pero eso no significa que sepamos cuando empieza y cuando termina.

El camino, es esta vida que vivimos según nuestros patrones, nuestros condicionamientos, nuestras miradas, nuestras formas. Esta sería una posible definición del camino

En cada uno hay tantas preguntas como formas de dar respuestas, según los diversos estilos que vivimos.

En las distintas preguntas de cada uno, buscamos algo, a veces creemos haberlo encontrado, a veces seguimos buscando, a veces ni lo intentamos, porque no iniciamos ninguna búsqueda a través de ninguna pregunta, porque todo lo tomamos como se nos presenta y a esto, yo lo llamo resignación, que es el estado emocional de estar vencido.

Sólo vivimos emociones y creemos que eso es vivir.

Y me refiero a que pienso al hombre como esclavo de sus emociones y entonces, pienso al hombre como un animal emocional.

Lo pienso como un ser que se ata a emociones que siente y vive como verdaderas sin ir más allá de un aparato que lo contiene en lo que es este mundo artificial construido, y digo que soy anárquica.

Ese hombre emocional, ¿piensa? es mi pregunta.

¿Ese hombre emocional, puede sentir su espíritu, puede vivir en unidad, puede con algo diferente que un yo organizado en el mejor de los casos, o con un ego lleno de desesperanza, sufrimiento, tristeza, y todo lo que implica negar un algo más?.

Son preguntas y te contaré  experiencias de un trabajo que vengo realizando hace más de veinte años.

No tengo nada publicado, salvo alguna poesía en un diario local, hace muchos años.

No soy escritora.

Solo quiero compartir esperando aportar algo.

Podría decirte que he plantado un árbol, que he tenido tres hijos, que escribí un libro, este.

Sin embargo, no estoy realizada. Ni siquiera he contestado mi primera pregunta.

Perfilo algo.

Pero aun estoy lejos de haberme realizado.

Podrás pensar que estoy insatisfecha y que puedo ser una histérica. Pues si lo soy, y eso me hace indestructible porque busco en el conocer todas las preguntas posibles para que me lleguen los conocimientos que necesito para encontrar ese “algo más” para mí.

Y si el chiste es, para el, psicoanálisis, que no hay ese “algo más”  porque como mujer todas podemos buscar ese “algo más” y no me resigno a comprender que nacimos sin ese “algo más”, sólo  te digo que esa es una interpretación psicoanalítica válida, pero como el psicoanálisis no me aporta más que una parcialidad, lo acepto, pero no me responde nada.

Por eso, amo al psicoanálisis.

Lo amo, porque no me da respuestas, es el camino que más fácil me lleva a la pregunta.

En fin, que quiero decir con “algo más”, hablo del ESPIRITU.

La conexión profunda que he vivenciado con el espíritu, y que vivencio con el Espíritu me da una vibración que solo me hace preguntarme mas y mas.

Lo escrito está inspirado en mi trabajo.

Agradezco a todos mis consultantes, a todos sin excepción.

En ellos me inspiré.

Agradezco a todas las personas que he conocido y me han mostrado y enseñado que todos están en una búsqueda, pero no todos tienen la pregunta, y van directo a la respuesta.

Le agradezco a Ketty mi maestra de metafísica que ya no está en este plano, pero fue inspiración y amor para mí.

Les agradezco a mis parejas, a todas, que fueron fuente de preguntas y de comprensión.

Les agradezco a mis hijos, por su enseñanzas de libertad y verdad.

Les agradezco a mis padres que en sus preguntas, hicieron que me formulara más preguntas.

Les agradezco a mis hermanos que en sus rivalidades me enseñaron a ser más fraternal.

Agradezco a todos los que conocí en este camino porque todos estuvieron para mí, en el momento exacto y en el lugar exacto.

Agradezco a la energía y el Espíritu su inspiración.

Vivo en el Espíritu, Soy energía.

Que la gratitud eterna guié tu vida, como a la mía y que cuentes con un milagro todos los días, a medida que te hagas las preguntas que co creen ese espacio de ti para ti.

Solo en ti esta la pregunta adecuada para tu vida adecuada.

Solo tú puedes hacerte esa pregunta y dejarte ayudar por personas idóneas.

Tú sabrás a que profesional acudir.

Todo lo que inviertas en conocerte, es la piedra filosofal.

Sin preguntas, solo sentirás emociones y no avanzarás.

Sin avanzar te darás cuenta que todo a seguido un curso y en algún momento cuando tengas que abandonar este cuerpo te surgirán todas las preguntas al mismo tiempo.

Y entonces, no tendrás tiempo.

Y no tendrás paz.

Por lo tanto, pregúntate ahora. Sólo eso.

Cuando tomamos las emociones hay que diferenciarlas de lo que implica un sentimiento que ya tiene una elaboración y un aprendizaje. En las emociones, hay todavía comprometida la fisiología, y entonces es cuando el animal emocional acciona en forma irracional y sin espíritu, salvo el espíritu de esas emociones que no tienen ninguna elaboración ni ningún aprendizaje.

Estas emociones pueden tener un signo positivo y un signo negativo.

El humano nace con un legado emocional, y ese legado emocional podemos verlo en forma macroscópica en la sociedad.

Tiene nombres de diferentes patologías, por ejemplo acting-in, actingo-out, son las emociones sin ningún control que dado que ni siquiera se trata de un pensamiento que pueda ser elaborado , desbordan y accionan.

tanto pueden accionar para un estado irreal, como por ejemplo el enamoramiento, que da gratificación a quién vive ese estado, pero que pueda ser tan irreal como suponer que un artista muy famoso, se enamorara de mi sólo por ser una fan.

¿Cómo pueden accionar en el sentido de suponer que hay una verdad que estimula al punto del fundamentalismo?.

Estos extremos son la misma calidad de energía, pero no dejan de ser energías que en el humano se juegan todo el tiempo.

No hay parametros para establecer en que momento las emociones sacudirán en forma total al humano. Puede estar muy preparado y con mucho trabajo intelectual y también operar en un momento el desborde de lo emocional y accionar en cualquier sentido.

Por eso que el punto emocional , es la parte más subjetiva y la parte más verdadera del humano.

Y cuando trabajamos en el ser humano, siempre el que vivencia y siente es quién sabe, lo que tiene que saber, no es más que el humano el que tiene las preguntas y no siempre las respuestas.

Y en ese espíritu emocional del humano, lo que sigue apareciendo es el espíritu como una realidad. Porque en ese punto emocional, la fisiología comprometida no deja afuera al espíritu.

El humano emocional, puede accionar en un sentido o en otro, y en eso va también su conexión con un algo más o una búsqueda de  un algo más.

El tema emocional, ha sido tocado por diversos autores, muchísimos, todos aportan algo.

Pero a pesar de haber sido pensado el hombre como emocional aún hay resistencia a decirle a alguien “oye sólo es emocional”, esto que crees es una verdad, es emocional. Y eso si es objetivo, puesto que hay eso emocional que conduce y dirige una existencia porque muchas veces ni siquiera la adaptación más profunda nos eleva a una vivencia de integridad y nos encuentra siempre en forma de división.

Se recurre siempre a la imagen de la unidad y ahí entonces ingresa el tema del amor.

El amor no es emoción, el amor es un estado de elevación alcanzado y accionando en el amor, es cómo puede desarrollarse el sentido del bien común para todos.

Sin embargo , estamos aún construyendo espacios para la elevación del humano y pareciera que no alcanza la educación , las terapias y los libros de autoayuda para lograrlo en forma general.

Lo vemos en la sociedad de todos los días.

Ahora estamos en la puerta de la aceleración.

Entonces los movimientos que buscan orientar esas emociones son muchos, y sin embargo no alcanza.

No hay respuestas suficientes para las necesidades que implican las emociones de los humanos.

En economía se dice que los recursos son limitados.

El humano es infinito y por allí se puede advertir algo del espiritu como un algo más.

Una poesía de Rabindranath Tagore, quién gano el premio Nobel en el año 1931 y fuera un poeta hindú, humanista, patriota y educador, que dice así:

 

Sólo espero al amor para entregarme al fin en sus manos.

            por eso es tan tarde,

            por eso soy culpable de tantas distracciones.

Vienen todos, con leyes y mandatos, a atarme a la fuerza.

Pero yo me escapo siempre. 

Porque sólo espero al amor para entregarme al fin, en sus manos.

Me culpan.

Me llaman atolondrado.

Sin duda tienen razón.

Terminó el día de feria y todos los tratos están ya hechos

y  los que vinieron en vano a llamarme, se han vuelto, coléricos.

Sólo espero al amor para entregarme al fin en sus manos”.

 

Esta poesía como toda poesía intenta trasmitir que es el amor.

Sin embargo hay emoción, deseo y apegos.

Si vemos al hombre en su parte emocional , puede ser que podamos ayudar a que algo cambie, si comprendemos primero lo emocional, y eso implica tener claro el propio emocional y cada biología en el que trabaja con el humano.

Tenemos que conocer para poder dar y trasmitir algún sentido que ayude al emocional humano a elevar su biología y encuentre en sus preguntas su propio rumbo y su aprendizaje.

El aprendizaje que se hace de lo emocional es la elaboración que pueda darnos pista de lo que se repite y abrirnos a esa infinitud que es el humano, y ahí ingresa el espiritu.

Y en el trabajo de cada uno esta comprender si la fe puede acoplarse en la razón y en la elaboración de lo emocional para vivir un estado de mayor comprensión y así poder seguir creciendo.

El equilibrio es una respuesta.

Pero el equilibrio es una pregunta en cada uno y un trabajo en cada uno, para el compromiso con cada uno, como verdad para cada uno.

Y en tanto escribir el uno, aparece la idea de la integración y la unidad, es cómo un rompecabezas. Están todas las piezas, no se ha perdido ninguna.

Y en la unidad podemos armar el rompecabezas para darle sentido a lo que queremos darle sentido.

No siempre logramos el sentido pero muchas veces algún sentido encontramos.

Y si ese sentido podemos vivirlo como algo que relaciona al espíritu con el todo que somos como mente, cuerpo y sentimientos, entonces armamos una unidad, una estructura que puede sentir y vibrar en sentido de calidad de vida y energías.

Puesto que en el todo hay energía.

Porque todo es energía.

Y la nivelación de esa energía en el humano pasa por ayudar a las emociones a evolucionar. Las emociones que tienen en cada uno la particularidad de las circunstancias vividas, y las improntas, incluso heredadas de los ancestros.

Somos una cadena filogenética, es decir que se nos trasmite incluso de las generaciones ascendentes,  las emociones. La investigación de nuestras emociones abre la puerta del conócete a ti mismo.

Dar, aprender, comprender, son los verbos que deberíamos aprender a conjugar.

Compartir en Whatsapp



También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*